El poder de lo cotidiano

Lo cotidiano siempre refuerza lo fantástico

Si algo he encontrado a faltar durante los más de 25 años que llevo leyendo tebeos de superhéroes es la relación prácticamente inexistente del género con lo cotidiano, más allá de los topicazos. Y esa es una de las razones que me han llevado a abandonar el género casi por completo.

Llegó un momento en que me di cuenta de que ya no me creía la mayoría de historias que leía, de que ya no me aportaban nada salvo en contadas excepciones. Puede ser cosa de la edad, pero cuando me siento a leer un tebeo de súpers me suele faltar algo que creo que todo lector de superhéroes se ha planteado en alguna ocasión: que esas historias sean más cercanas, más reales y, en definitiva, más cotidianas. Que, de alguna manera, pueda identificarme con los personajes y sus problemas.

Y eso es algo que váis a encontrar en Hoy me ha pasado algo muy bestia, algo que tanto El Torres como Julián López han sabido trasladar muy bien a las páginas del cómic. En Hoy me ha pasado algo muy bestia no váis a encontrar solo una sucesión de combates entre héroes y villanos, como sucede en muchos tebeos del género, sino el día a día de un tipo normal intentando convertirse en héroe y los problemas que eso le acarrea. En este tebeo tienen tanta  importancia las páginas en que se aborda lo cotidiano (un día en el trabajo, una conversación entre amigos…) como en las que el protagonista ejerce de héroe, y Julián ha sabido darles ese dinamismo, esa fluidez en la narración que las hace funcionar a la perfección, logrando que el lector se mantenga pegado a ellas aunque no haya personajes en mallas de colores disparando rayos láser por los ojos (cosa que también hace magníficamente; al césar lo que es del césar). Y eso es algo que no todos los dibujantes de cómic saben hacer.

Lo cotidiano, si se sabe utilizar correctamente en combinación con lo fantástico, cobra un nuevo sentido. En otras palabras: lo cotidiano tiene el poder de hacer más creíbles las más increíbles fantasías, y le da más fuerza al conjunto de la historia.

Y para demostrar lo que os digo, aquí os dejo unas páginas de cotidianeidad como adelanto. Como podréis comprobar, funcionan a la perfección incluso faltándoles el texto.

Todas estas páginas han sido entintadas por Juan Albarran.

HMHPAMB_3_01_tintaHMHPAMB_3_03_tintaHMHPAMB_3_13_tintaHMHPAMB_3_19_tintaHMHPAMB_4_04

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

© Daniel Estorach and Norma Editorial SA. All rigths reserved.
A %d blogueros les gusta esto: