La cruda realidad del guionista de cómics novato (II)

Hola de nuevo, amigos. En esta segunda parte me gustaría dejar atrás las quejas y los lloros (ya he dejado bastante claro lo mal que está el tema, ¿no?) y pasar a los consejos prácticos, aunque no prometo nada.

comicbook_1-100344010-origAntes de arrancar, decir que en absoluto soy una persona pesimista, quejica y llorona, como algunos dicen por ahí. Simplemente soy realista, y eso es lo que me ha ayudado a sacar adelante proyectos aparentemente inviables. Conocer bien la realidad que te rodea y a sus actores principales es lo único imprescindible para tener éxito: el talento ayuda, y mucho, pero si no conoces el terreno por el que te mueves acabarás enterrado en arenas movedizas.

Dicho esto, vayamos al grano… Nos habíamos quedado en ese fantástico momento en el que te sientes realizado por primera vez al tener en tus manos tu primera propuesta de cómic terminada y te estás planteando traducirla para probar suerte en el extranjero… Pero, espera, rebobinemos… ¿Terminada? ¡En absoluto, amigo! Si pretendes que un editor le preste atención a tu book antes debes asegurarte de que éste incluya lo siguiente:

1) El número de páginas que piden. ¿Te has mirado su apartado de submissions en la web de la editorial? Deberías, muchas de las cosas que comento a continuación te las aclaran ellos mismos en ese apartado. En algunos casos no lo piden así, pero si quieres asegurarte el tiro, manda las páginas como si las enviaras ya a imprenta y al día siguiente fuera a llegar el tebeo a las librerías. Esto es: páginas a color (a menos que tu proyecto sea en B/N, claro) y totalmente rotuladas en el idioma que toque (esto último puede parecer de perogrullo decirlo, peeeeero…).

2) Portada. Con el título, los créditos y todo lo necesario. Aquí se aplica lo mismo que en las páginas: imagina que esa portada va a estar mañana en las librerías. Ya sabes que la portada es lo que vende un tebeo.

3) Resumen de argumento de la historia completa que no supere las dos páginas de Word (como ya he dicho, los editores de cómic prefieren mirar dibujitos… sigh…). No te enrolles ni seas demasiado literario. Si la historia abarca varios álbumes o números, intenta resumir la historia completa. Si no tienes un final claro, inventa uno. Una vez hayas firmado el contrato ya tendrás tiempo de cambiarlo.

4) No mandéis concepts, bocetos y chuminadas varias SI NO OS LAS PIDEN a menos que lo consideréis imprescindible por algún motivo de peso. Si lo hacéis, explicad el motivo. Y que este no sea porque el concept de la princesa hada os parece precioso…

5) Otra cosa que hay que añadir y que es de perogrullo decirla, pero que a veces se nos olvida debido a la emoción del momento: los DATOS PERSONALES de TODOS los implicados en el proyecto.

Bien, ya tenemos el book completo. ¡ALELUYA! Ahora vamos a enviarlo a toooooooooooooooodas las editoriales que conocemos… ¡MEEEC! ¡Error!

gyllenhaal-nightcrawler-loco

Antes os he hablado del apartado de submissions que hay en las webs de las editoriales, y es allí adonde debéis dirigiros antes de enviar nada. En algunas no os darán ninguna pista, pero en la mayoría, en las importantes y profesionales (esas que pagan a los autores por su trabajo —otro día os hablaré de las otras editoriales, las que engañan a los novatos, ya sean dibujantes o guionistas; en nuestro país hay unas cuantas—), explican qué tipos de obras buscan y publican. Enviar la propuesta de forma indiscriminada no es buena idea, pues podéis acabar en su lista de spam o de correo basura y el día que tengáis algo que sí encaje con su “filosofía” habréis perdido esa oportunidad.

Bien, una vez tenemos la lista de editoriales afines a nuestra propuesta, ya podemos realizar el envío, pero antes nos queda un paso que dar, tan importante como el mismo book que váis a incluir. Doy por hecho que los envíos los realizaremos por email (eh, tíos, estamos en el siglo XXI), así que además de adjuntar la propuesta es IMPRESCINDIBLE redactar una carta de presentación como es debido en el cuerpo del mail.

Un “Hola, Señor Editor. Le adjunto una propuesta de cómic para su valoración. Un saludo, Guionista Novato” equivale a que el señor editor se limpie el culo con ella. Y luego, claro, nos quejaremos de que jamás nos contestaron.

Como he dicho, una buena carta de presentación es IMPRESCINDIBLE si queremos que el editor se tome la molestia de descargar nuestro book. 250 palabras, no se necesitan más. No se trata de aburrir al editor, sino de contarle escuetamente quiénes somos, en qué consiste nuestra propuesta y, si podemos, compararla con otras propuestas similares que hayan tenido éxito. NO TE ENROLLES. NO LE CUENTES TU VIDA.

Ahora sí, ahora ya le podemos dar click a “Enviar”. Y empezar a rezar a Crom, Cthulhu o a la Moreneta. Porque ahora es cuando viene lo más difícil, y lo jodido es que ya no depende de nosotros…

Por cierto, y ahora sí viene una queja… ¿dónde está grabado en piedra que sea el guionista el que tenga que encargarse de todo este trabajo extra?

(Continuará…)

Enlace a la primera parte.

Anuncios

Comments

  1. Quizás mi comentario de la primera parte fue muy extremo. ¿Qué piensas de la autoedición?

    • Hola Josecito. Como te decía por FB, es muy probable que en un futuro hable de autoedición como alternativa a las editoriales, tanto de la autoedición clásica como de crowfunding y plataformas de mecenazgo.

      Un saludo,
      Daniel

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

© Daniel Estorach and Norma Editorial SA. All rigths reserved.
A %d blogueros les gusta esto: